NOTICIAS


James Rodríguez, un 'crack' de 20 años

Por:FABIÁN M. ROZO CASTIBLANCO REDACTOR DE EL TIEMPO|7:53 p.m. | 15 de Octubre del 2011




El volante fue la figura de Colombia contra Bolivia.

Foto: Reuters


 

Fue el mejor de la Selección que venció 1-2 a Bolivia. Es fanático del cine y de los videojuegos.

¿Alguien puede pedir algo más, después de marcar gol olímpico en una final ganada? James David Rodríguez lo hizo a sus escasos 13 años, cuando no terminaba de dar la vuelta olímpica en el Ponyfútbol-2004 con la Academia Tolimense y ya quería vincularse a un equipo profesional, sueño que le cumpliría de inmediato el Envigado FC.

Desde ese momento, el nacido en Cúcuta y criado en Ibagué supo que en el fútbol las maletas siempre debían estar hechas y, sobre todo, el valor de un sacrificio, ya que dejaba los recuerdos de infancia para instalarse, junto a los suyos, en Medellín, ciudad en la que siguió creciendo porque su desarrollo, al igual que el talento de su pierna zurda, parecen no tener límite.

Y es que, con apenas 20 años cumplidos, James sigue imponiendo registros. El más reciente lo selló el martes en La Paz, donde se estrenó con gran suceso en la Selección de mayores. Rodríguez, que hace dos meses llegó con Colombia a los cuartos de final del Mundial Juvenil, se sumó a John Édison Castaño en ser los únicos futbolistas nacionales que, luego de disputar una cita orbital Sub-20, debutaron con la de mayores en eliminatoria (el pereirano, tras lucir en la de la Unión Soviética-85, jugó el repechaje frente a Paraguay para la Copa del Mundo de México).

'Castañito' hizo parte de esa generación que lideró Luis Alfonso Marroquín y en la que también estaba James Rodríguez, padre de la nueva estrella del fútbol colombiano que, luego de ascender con Envigado y hacer historia con Banfield en Argentina, ya lo ha ganado casi todo con el Porto.

"En la Selección hay jugadores de talla internacional y recorrido, pero la juventud no es excusa para ser inferior a ellos", advirtió a su llegada a la concentración el volante, cuya cláusula de rescisión puesta este año por el club portugués es de 45 millones de euros.

Personalidad tiene, pero según su madre, Pilar Rubio, a James le sobra "madurez para afrontar la vida". Y lo sustenta: "A los 16 años se fue a Argentina y en 12 meses que estuvo solo, jamás dijo 'Me voy a devolver'. Siempre supo lo que quería y hacia dónde iba". Eso sí, la progenitora considera como defecto de su hijo ser "demasiado perfeccionista y, por eso, cuando no le salen las cosas, se enoja". No le gusta perder ni en PlayStation, su plan favorito fuera de las canchas, al igual que el cine.

En Buenos Aires lo acompañó durante año y medio, por pedido del técnico Julio Falcioni. Allí, le preparó fríjoles, arroz con pollo y lo consintió "con los desayunos que tanto le gustan, esos de huevitos y arepa". James se sintió en casa y tan familiar es, que hoy comparte vestuario nacional con su cuñado, David Ospina, cuya hermana, Daniela, convive con el cucuteño en Portugal.

Aún Pilar no ha sido testigo directa de las conquistas de su hijo en Europa, pero ya tramita la visa para hacerlo, aunque su 'Monito' ya le dijo a dónde la quiere llevar dentro de tres años: a Brasil. Y con ella, Colombia también.